Juegos de Petardos

juegos de petardos divertidos

Según datos, solamente en un año, hasta nueve mil personas son tratadas en salas de emergencia debido a incidentes relacionados con fuegos artificiales o petardos, y si este número les parece elevado, les decimos que son cifras de un solo país, estas estadísticas son solamente de Estados Unidos, así que el número de casos en el mundo es mucho más disparatado.

Por si fuese poco tampoco incluimos en lo dicho anteriormente las personas que murieron en el acto, incendio o explosión provocada, ni tampoco a las personas que prefirieron no ir al hospital o por diversas razones no podían permitirse esta visita.

Muchos estados permiten la venta de estos artefactos que podrían considerarse pequeñas bombas, pues sí, eso es lo que son, pequeñas bombas que debes tratar con cuidado en caso de atreverte a utilizarlas, pues podrías estarte jugando la vida por par de minutos de diversión o un reto imprudente de las redes sociales.

Si aun así quieres arriesgarte a continuación te ofrecemos un listado de conocidos juegos de petardos que, por muy seguro que creas que sean, son peligrosos, trata de que no haya niños cercas mientras alguien practica alguno de ellos en algún día de locura.

 

La batalla de los petardos

Este primero es uno de los más peligrosos, pues estamos hablando de fuegos artificiales fabricados utilizando botellas. Erróneamente las personas creen que estos son seguros, pero no, muchos de los casos donde se reportan incidentes cuentan con petardos de este tipo.

Como indica su nombre en el juego se sostiene una batalla entre amigos utilizando petardos, una idea realmente mala por no decir terrible. ¿Qué tan peligroso es un evento donde veinte personas juegan al mismo tiempo utilizando petardos? Por simples cálculos algo termina mal casi siempre que se juega a esto, y más que este tipo de juegos se prestan para andar pasados de copas. Entonces, borrachos y con bombas, vaya combinación, sin embargo, las personas lo siguen jugando.

 

Bengala borracha

Como indica el nombre jugar con bengalas estando borracho. Nada más que esto. Algunos creen que las bengalas son seguras, pues no. Una bengala para desprender ese nivel de luz puede arder a altas temperaturas, temperaturas que derretirían a un ser humano en cuestión de minutos. Esta creencia de la seguridad de las bengalas debido a la aparición de estas pequeñas pistolas o artefactos en cientos de películas, hace que sean de los casos de accidentes y lesiones por quemaduras que se repiten anualmente en el mundo. Como dicen algunos por ahí, no te conviertas en la estadística.

 

Petardo de papa caliente

¿Recuerdas el popular juego de niños de la papa caliente? ¿Donde el objetivo era pasarse una pelota o algo mientras formabas un círculo junto a tus amigos, hasta que se acabara la música o terminara el tiempo, y entonces el perdedor sería el que sostuviera la pelota o “papa caliente” en ese momento? Pues bien, existe una versión de este juego con petardos.

Generalmente los petardos tienen un pequeño retardo entre el momento en el que son encendidos y el momento en el que se disparan, el objetivo de este juego sería pasarse el petardo de mano en mano hasta que se dispare. Obviamente estamos hablando de algo muy parecido a una ruleta rusa, con el mismo grado de valor, locura y estupidez, donde la persona que pierda, es decir, que termine con el petardo en la mano, en el mejor de los casos, terminaría solamente con el título de perdedor. ¿Qué tan idiota se puede ser para jugar a esto? Nada recomendado.

 

Pollos quemados

A medida que avanzamos en el listado avanzamos también en el grado de estupidez, esperamos sinceramente que ya en este punto hayan dejado de leer el post, y se hayan olvidado por completo de la idea de jugar con fuegos artificiales.

Bien, este juego consiste en buscar los fuegos artificiales más peligrosos y explosivos que conozcas y prepararlos para ser lanzados. El objetivo es pararse lo cerca posible de estos artefactos pirotécnicos mientras el lanzamiento sucede, supuestamente de aquí sale el nombre de “pollos quemados”. Técnicamente gana el que más se arriesgue, pero entre nosotros sabemos que no es una competencia de valentía, es una competencia donde buscamos al más estúpido del piquete y ponemos en peligro su vida y la nuestra. Realmente, cero de diversión.

Patrones de equipos

Por ser el último, quizás sea el más seguro de la lista, sin dejar de ser una estupidez por supuesto, el proverbio “no juegues con fuego que te vas a quemar” no existe en vano, y la posibilidad de que tu y tus amigos salgan heridos es muy alta. Este consiste en hacer dos equipos, el primero se inventa un patrón con sus fuegos artificiales y el segundo desde la distancia tendrá que imitarlo, por supuesto seguro este juego es ilegal y la policía vendrá pronto a detener a todos, todo esto, nuevamente en el mejor de los casos.

 

Conclusiones ¿Debo jugar con fuegos artificiales?

Pues claro que no, esperamos que esta lista sirva para ilustrar algunos de los inventos más estúpidos de los hombres y recordar así la frase de un célebre científico donde se habla de que la estupidez humana puede ser infinita y cosas por el estilo. Dejar claro que no tenemos nada en contra de los fuegos artificiales, son una de las cosas más bellas creadas por el hombre, hablamos de su uso en juego imprudentes que ponen en peligro a conocidos, amigos y familiares, algo que no puede ser el costo de ningún tipo de diversión y debería ser penado como un crimen. Para el manejo de estos petardos es necesario un conocimiento y estudio previo, tomar muchas medidas de seguridad y cumplir con determinadas condiciones, siendo aun así un trabajo muy peligroso, comparado al de un zapador, no olvidar, que estamos hablando de pequeñas bombas.

Si quieren ver fuegos artificiales esperen a los días festivos, si quieren divertirse sigan mirando en esta página, seguro encontrarán juegos más agradables, baratos y seguros. De ser así, en un futuro podrás hacer el cuento después de jugarlo, y contarle chistes a tus hijos y amigos, no tragedias entre llantos de tus tiempos de pirómano.

Deja un comentario