Juegos de Mesas Clásicos

juegos de mesa clasicos

La nostalgia a veces nos da por recordar aquellos tiempos donde no hacían falta móviles para divertirse, donde solo era necesario algún tablero, fichas y un par de reglas para inventarse un juego de mesa y disfrutar durante horas. Si eres de lo que gustan de juegos de antaño, por decirlo de alguna manera, pues estos juegos son clásicos que mantienen todo su espíritu hoy día, a continuación, una lista de tres de los más conocidos y queridos juegos de mesas, juegos que han traspasado fronteras y han logrado mantenerse junto a nosotros a lo largo de los años, e incluso algunos de los listados aquí, a lo largo de los siglos.

1. Ajedrez

Considerado uno de los deportes más complejos e interesantes, este clásico juego de mesa es uno de los juegos más conocidos y amados a nivel mundial, dándole estatus de juego de culto y sinónimo de estrategia e inteligencia.

Este juego debe ser jugado por dos personas y es apto para todas las edades. Se considera un juego complejo debido a que las personas para jugarlo, deben como mínimo conocer sus reglas, principios y fundamentos. Además, para jugarlo de manera profesional, es decir jugarlo de manera competitiva y no amistosa, es necesario el estudio, un estudio que requiere dedicación y años de esfuerzo.

Reglas

El juego depende totalmente de la táctica y la lógica, el azar solo determina el sorteo del color de las fichas. Una partida promedio entre jugadores comunes, de manera amistosa, suele durar entre 5 y 60 minutos, pero una profesional puede durar desde unos escasos 2 minutos hasta una eternidad de meses, así de versátil es este juego de mesa.

Cada jugador cuenta con las mismas 16 fichas, siendo la única diferencia entre las fichas del juego clásico el color, determinando este último quién juega primero, ya que este es un juego por turnos. En el juego oficial juega primero quien posea las fichas de color blanco.

Las fichas emulan a un ejército, a un reino, existiendo los soldados de más bajo rango llamados peones, con movimientos muy limitados en el tablero, de este tipo de fichas cada jugador cuenta con ocho. Además, cada jugador posee fichas que se mueven en el tablero de manera muy característica: torres, caballos y alfiles, poseyendo cada jugador un par de este tipo de fichas. Y por último cada jugador cuenta con una reina y un rey, siendo la primera de estas, la ficha con más libertad de movimiento, y siendo esta última una de las más débiles del juego, pero la más importante pues su pérdida conlleva la derrota y fin de juego.

El juego consiste en derrotar al rey del rival, cada ficha tiene sus limitaciones de movimiento en el tablero de 64 casillas, lo que hace de este juego, un clásico interesante que promete con cada partida una experiencia diferente y única.

2. Dominó

El dominó es un juego de mesa clásico, uno de los juegos más jugados y conocidos del mundo y cuyas menciones datan de tiempos muy antiguos. Un juego de sencillas e intuitivas reglas, apto para casi todas las edades, pues solo es necesario saber contar para jugar de manera amistosa.

Reglas

Aunque existen muchas variantes del juego, la más común es encontrarse con fichas blancas marcadas con puntos negros. Cada ficha está dividida en dos casillas, y casa casilla tiene un número de puntos, en la versión original del juego, este número de punto iría desde cero, es decir ninguno, hasta seis puntos, siendo la ficha de menor peso en todo el juego la que tenga cada cara sin ningún punto y siendo la ficha de mayor peso la ficha que tenga cada cara con un seis. Esto último se presta para muchas bromas pues comúnmente los puntos de las fichas se hacen agujereando estas, así que técnicamente la ficha con mayor peso del juego, que sería el doble seis, sería la ficha que menos pesa físicamente en la vida real.

El juego se practica generalmente en parejas, recibiendo cada jugador un número equivalente de fichas, entonces en este caso, de un total de 28 fichas, cada uno de los cuatro jugadores recibe siete fichas. El juego termina cuando algún jugador se quede sin fichas, saliendo este victorioso, o de ser el caso, él y su pareja. Para que un jugador pueda jugar una ficha cuando sea su turno, es necesario que posea una ficha donde al menos una de sus caras coincida con una de las caras extremas de las últimas fichas puestas en la mesa.

Si por algún motivo, el juego se tranca o se cierra, es decir que ningún jugador puede continuar la cadena, entonces se contarán los puntos en la ficha de cada jugador y en dependencia de la mayor o menor cantidad de puntos se determinará el ganador o la pareja ganadora de la partida.

 

3. Rompecabezas

Uno de los juegos de mesas más interesantes, divertidos y prácticos.  Sus inicios se marcan en la historia en el año 1760, cuando un diseñador de mapas llamado John Spilsbury, de manera casi accidental, recortó uno de sus mapas creado en madera, por países. Esto gustó y fue utilizado por unos años con fines educativos en la antigua Gran Bretaña, y se mantuvo de esta manera durante casi un siglo.

El juego puede ser jugado por una sola persona, y consiste simplemente en armar algo de manera correcta.  Es decir, se brinda una idea de cómo debe quedar, un dibujo o una imagen, de cómo debe quedar el objeto de manera correcta, pero sólo cuentas con las partes desorganizadas, y depende de tu astucia armar este objeto final en el menor tiempo posible.

Existen millones de variaciones de este juego siendo muchas muy interesantes, y que van desde muy sencillas y para niños, hasta muy complejas, en las que puedes demorar largo tiempo en resolverlos y en este último caso, harían honor a su nombre, rompecabezas.

 

¿Entonces cuál juego de mesa busco?

Pues nos quedamos con este último, los rompecabezas, pues existen tantos modelos, tan variados y divertidos que encajan en la descripción de rompecabezas, que quizás sea el juego más versátil de la lista, un regalo ideal para los niños y una manera fantástica de pasar la tarde en familia.

Deja un comentario